fbpx

15-2 (2) Enfrentándose a la muerte

Enfrentándose a la muerte - la realidad última.

B.K.S. Iyengar

Un yogui no cuenta su vida en términos del número de años, sino en el término de la respiración. Cada respiración que toma debe ser larga, profunda y limpia. La energía no debe perderse innecesariamente, debe fluir sin perturbación.

De niño, los médicos no me daban esperanza de vida más allá de los veinte años. Empecé yoga a los dieciséis. Ahora tengo ochenta y nueve, ¡por lo que yoga ha prolongado mi vida en sesenta y nueve años! No sólo estoy vivo, estoy VIVO con el estado dinámico completo de la vida. Yoga me ha dado no solamente vida, sino que también me ha dado la oportunidad de llevarlo a mis compañeros hermanos y hermanas que estaban sufriendo. Me ha dado la oportunidad de llevarlo a millones y millones en todo el mundo.

 

Le pedí a alguien que había tenido un ataque al corazón que hiciese Setu Bandha Sarvangasana con la ayuda de un soporte. Estaba muy confortable en la postura. Me pidió por curiosidad qué efectos tenía el asana. Le dije que la hiciese diariamente de cinco a diez minutos si quería posponer su próximo ataque en diez años. Ningún regalo puede superar el regalo de la vida.

Recordad una cosa: nacimiento y muerte no están en nuestras manos sino en las del destino. Hasta cierto punto, nosotros creamos nuestro propio destino. Pero también estamos influenciados por el karma (acciones) de nuestras vidas pasadas que influencian nuestra vida presente, en lo que comúnmente llamamos destino. Así, tenemos la oportunidad y la elección de hacer nuestro propio destino. Nuestro destino es diseñado por nuestro propio karma, nuestras propias acciones. La purificación de karka empieza cuando uno practica yoga.

Estáis definitivamente destinados a prolongar vuestra vida si practicáis yoga, porque lleváis una vida limpia y clara con disciplina yóguica. Conserváis la energía, y controláis el deterioro que se establece cuando envejecéis. La práctica del yoga libera de preocupaciones y ansiedades y lo reemplaza con calma, quietud y satisfacción. ¿Qué más necesitáis? Salud física, mental y espiritual son las mayores bendiciones del yoga. Para el hombre, el yoga no sólo prolonga la vida sino que hace que merezca la pena vivirla.

Las medicinas también prolongan la vida. La intención del yoga no es sólo incrementar la esperanza de vida sino también retrasar su deterioro para que la energía vital os permita llevar una vida culta, feliz, satisfactoria y espiritual.

Invitamos a la enfermedad con nuestras debilidades, negligencias y desatenciones. Hay veces que estamos destinados a caer enfermos a pesar de todas nuestras precauciones y esfuerzos. El buen karma lleva buenos frutos y el malo, malos resultados. La enfermedad también cae bajo la categoría de nuestro karma. Si uno se implica en la sadhana de yoga puede morir con majestad, incluso si está enfermo.

La muerte es segura pero el yoga puede posponerla, y mientras se lleva una buena vida. A menudo invitamos a la muerte por nuestra manera descuidada de vivir. ¡Que no nos muramos del miedo a la muerte, en vez de la muerte misma! A veces el miedo a la muerte lo convierte a uno en religioso y va a la ciencia del Sí. Si nos salvamos del libertinaje del placer indulgente y en vez de eso cultivamos la disciplina no hay necesidad de temerle a la muerte. Lo tomamos como un fenómeno natural, por lo que el miedo desaparece.

Yoga enseña el arte de vivir, así como el arte de morir.


© 2019 Espai de ioga Girona Rambla de la Llibertat, 6, 4 | 17004 Girona david@espaideioga.cat | +34-655341258