fbpx

15-3 (2) El miedo a enseñar yoga

El rincón del profesor: enfrentándose al miedo mientras se enseña yoga

B.K.S. Iyengar

Hasta cierto punto, todos experimentamos ‘miedo' de una forma u otra. El conocimiento inadecuado es la raíz del miedo. La carencia de capacidad intelectual, de confianza en sí mismo y debilidad emocional traen miedo al enseñar. A veces, agresividad física sin medida trae miedo. Sólo la experiencia puede arrancar el miedo, ya que la ignorancia es la causa principal del miedo. Pero la cualidad positiva del miedo es que ayuda a ser prudente y consciente.

 

El miedo en el profesor de yoga es beneficioso cuando lo usa como guía y amigo. El miedo le previene de ir más allá de su experiencia y capacidad. Le hace evaluar sus conocimientos y capacidad, y enseñar en consecuencia. En verdad le protege a él y a sus estudiantes. Si el medio se convierte en fobia entonces ya es un problema psicológico. Un profesor no debe invitar fobia, que dificulta su propia práctica y la de sus alumnos.

Enseñar es un arte. Es una mezcla de capacidades intelectuales y sentimientos emocionales. Las aptitudes y capacidades intelectuales de un profesor deberían ser un orden mayor al de sus estudiantes. A veces la arrogancia intelectual de un estudiante se convierte en obstáculo para su progreso. En estas ocasiones una advertencia de su profesor puede ser esencial para moldear su arrogancia.

Tampoco es correcto que un profesor alardee de su calibre intelectual delante de sus alumnos. Al contrario, un profesor debería juzgar y entender la capacidad de sus alumnos y trabajar con ellos.

Un profesor debe tener presente que no debería cruzar sus propios límites en una tentativa de forzar a sus alumnos que hagan algo más allá de sus límites, sea en un nivel físico, emocional o intelectual. Esta actitud de fuerza o agresividad no sólo crea miedo en la mente del alumno, sino también en la del profesor.

La fe y la observación constante en la práctica destruyen el miedo y construyen la confianza en sí mismo. El estudio y la acción revelan conocimiento, y este conocimiento trae confianza y libera del miedo. Si el profesor es inmaduro, debe ganar confianza mejorando su práctica y pueda enfrentarse al miedo.

El miedo en el estudiante puede descubrirse en su manera de respirar y por la expresión de sus ojos.

Así, si vuestro estudiante tiene una mente suspicaz, o le falta confianza en vosotros o si sentís que un estudiante está dotado con un mejor entendimiento que el vuestro, deberéis aceptar que un profesor pueda tener miedo. Pero este miedo debe ser utilizado como una guía filosófica para mejorar con la observación el estándar de vuestra práctica.

El miedo en el estudiante puede descubrirse en su manera de respirar y por la expresión de sus ojos. Así, el profesor aprende muchas cosas de sus estudiantes.

No es fácil superar el miedo. Os asustáis incluso si en sueños veis una espada blandida hacia vosotros. Poned coraje donde esté el miedo. Hay una manera de educar la mente para afrontar el miedo. Uno debe analizar el miedo. Encontrar la razón que hay detrás. Empezad a mirar el miedo como la causa del miedo, y entonces empezará a rebajarse y florecerá la confianza.

El miedo es una tendencia natural. Imaginad que estáis conduciendo un coche, y sentís que estáis a punto de tener un accidente. Vas a usar todas vuestras energías para evitarlo. Cuando estáis en el proceso de evitar un accidente, no hay miedo en vuestra mente. Viene después. Similarmente, en la práctica del yoga vuestro objetivo principal es evitar un accidente en el vehículo del cuerpo. Cuando los sentidos, la mente y la inteligencia actúan en la dirección adecuada, no ocurren daños en el cuerpo. Asana y pranayama ayudan a mantener el vehículo, el cuerpo, libre del miedo. Un violador tiene miedo después del delito. La actitud atroz del violador crea miedo en su interior. Si éste se hubiera despertado antes, se habría salvado del infame hecho.

El miedo puede ser una ayuda y conducirte fuera de caminos de acciones pecaminosas. El coraje con prevención os anima a hacer buenas acciones. Las acciones deben hacerse con conciencia. La conciencia es viveka, el poder de discriminación que destruye el miedo.

La práctica de asana y pranayama en conjunción con yama y niyama dota de un enorme poder y provee de estabilidad en el cuerpo y en la mente. Despierta a viveka buddhi como poder de discriminación. En este punto el miedo es destruido; estabilidad, valor y coraje quedan establecidos.


© 2019 Espai de ioga Girona Rambla de la Llibertat, 6, 4 | 17004 Girona david@espaideioga.cat | +34-655341258